ATENCIÓN: Mis reflexiones son tan atropelladas como lo soy yo cuando cuento algo. ji

viernes, 29 de agosto de 2008

Quiero desaparecer!!!

Hay veces en la vida, sobre todo cuando uno ha sufrido varios cambios continuos y que no ha podido procesar a su debido tiempo, que uno necesita de pronto desaparecer, darse un espacio lejos de todo y todos para reflexionar sobre mil cosas, apartarse de uno mismo para ver desde la distancia todo aquello por lo que uno pasa y tiene que pasar.
De pronto siento las ganas de despojarme de la rutina y enfrentar desnuda de pretextos aquellos problemas que había dejado relegados para resolver después, para pensar en ellos luego... cuando haya tiempo.
Sintiendo que necesitaba mi espacio, mi tranquilidad, mi encuentro y enfrentamiento conmigo misma y mis monstruos, decidí desaparecer. La decisión fue violenta. Un día me desperté con la necesidad y me dije: me voy!
Así es que hoy viernes 29 de Agosto desaparezco un poco del mundo, me cubriré con una manta que me permita ser invisible por un fin de semana. No desaparezco sola, me acompaña una gran amiga que anda en la misma onda que yo y que tiene enormes deseos de aventura espiritual.
A mi regreso prometo venir recargada de nuevas y positivas energías, de resoluciones y, más que seguro, venir más enamorada de la vida y de mi. Y bueno, también prometo traer mil fotos de mi retiro para compartir esto con ustedes.
Nos vemos a mi regreso.


3 comentarios:

Javier dijo...

Espero que todo te vaya bien en tu viaje y que cuando regreses estés llena de energía.

Me tienes que contar todo :)

Anónimo dijo...

ya apareciste??? yo hoy tambien quiero desaparecer .. me cuentas que hiciste?? mas bien morir .. tambien .. yo no se por que he sufrido tanto en mi vida .. y hoy ha sido unos de los dias que no quiero vivir mas !!!

Ingrid Natalí Soria Torres dijo...

Lo bacán de poder desaparecer un tiempo es que puedes regresar con mayor energía. Tomar decisiones drásticas no es lo mejor que podemos hacer. Ya verás que dentro de poco nos reiremos de estos momentos.
Un beso