ATENCIÓN: Mis reflexiones son tan atropelladas como lo soy yo cuando cuento algo. ji

sábado, 12 de abril de 2008

Hoy es el cumple de mi Cuchulita bella!!



Mi abuelita nació un 12 de Abril de 1910, hace dos años festejamos ese día sin ella. Mi abuelita partió hacia el cielo un 2 de Diciembre de 2006, un sábado a medio día.
La extraño mucho, muchísimo, y quiero compartir con ustedes un discurso que hice para su misa del año. Los sentimientos no han cambiado mucho, aunque ahora sea más facil el día a día.


"Hace un año que partiste abuelita, hace un año, y en muchos de nosotros la herida sigue abierta y aún duele. Nos sirve de consuelo la firme convicción de que estas en un lugar mejor donde pronto iremos a verte.
Tú puedes haber partido, sin embargo, tu recuerdo está presente y; en ca
da uno de nuestros gestos, de nuestra forma de enfrentar la vida, de nuestras fortalezas, de cómo nos vemos como mujeres y como personas, te manifiestas tú.
Tú nos enseñaste a sentir orgullo por ser capaces de enfrentar la adversidad, a sacar fuerzas de donde no hay para seguir adelante ¡arriba, siempre arriba, hasta las estrellas! Después de todo lo que viviste Julita nunca renegaste de Dios, mas bien te apoyaste en él, en el Señor de Huayllay y en la Mamacha Carmen para seguir en pie. Tú nos ense
ñaste a ser personas de fe.
Tú triunfaste sola, en un mundo donde no se aceptaba el triunfo de las mujeres sin un esposo. Tú lo lograste. Tú triunfaste ante los prejuicios y la torpe mentalidad machista. Tú nos forjaste, nos enseñaste gran parte de lo que somos.
También nos enseñaste el valor de la familia, y siempre nos instaste a ser generosos, a estar en juntos en la pobreza y en la riqueza, y a compartir lo poco o mucho que tuviéramos. A acompañarnos en el dolor y en la alegría, sobre todo a estar siempre por la familia.
Cuchulita (así te decíamos) fuiste un árbol frondoso y fuerte, con ramas enormes bajos las cuales toda tu familia se abrigaba de la tempestad. Con tus hojas nos acariciaste, nos llenaste de cariño y de amor. De tus raíces crecimos y alimentamos nuestr
os espíritus, y de alguna manera, nos hicimos tan fuerte como tú, tan sólidos moralmente, nobles.
Julieta, con tu partida ya no sentimos más tus caricias, tus cosquillas, tus bellos sobrenombres, tu vocecita hermosa, que nunca olvidaremos, preguntándonos con mucho amor cómo estábamos, cómo nos iba, aconsejándonos, dándonos ánimo. Sin embargo, tus enseñanzas, tu educación, tus valores, tu liderazgo, los recuerdos permanecerán por siempre; porque son parte de nuestras esencias.
Ha pasado un año, un año en el que con mucha pena y dolor hemos ido recogiendo tus pasos, en el que hemos suplicado a Dios y la Mamacha consuelo y r
esignación.
No te pongas triste Cuchu Cuchu, comprende que el vacío que dejaste es muy grande y un año no alcanza para sanar de la pérdida.
Alguna vez te dedique una canción: “Cuando crees”. Yo creo en los milagros, tanto que tuve la bendición de tener el milagro de tenerte en mi vida.
Te extrañamos, te recordamos y te amamos, y lo haremos por siempre. ¡Siempre estarás presente!
Descansa en paz."


*la primera foto es de mi Julita en la casa de mi tía, la segunda es un collage de toda mi familia, familia que ella forjó. Te llevo siempre conmigo Cuchu Cuchu.


4 comentarios:

Anónimo dijo...

No intentaré un comentario filosófico o forzaré una frase cliché...pero en verdad, no hay como las abuelas.. :( ...se siente el vacio y al mismo tiempo su protección una vez que se van...

JULIO SOLANO LÓPEZ

Anónimo dijo...

Y es que si existe una "segunda madre" siempre será la abuela. la que cuando mamá no está te atiende, la que aunque a veces esté sola y triste, siempre estará ahí para darte palabras de aliento. Nunca olvidaré una frase que me repite mi abuela: "Los cobardes no merecen el cielo" y es que si, la verdad es que este mundo no est{a hecho para cobardes, la verdad es que las mujeres encarnan la valentía y el coraje en la naturaleza humana, ello cargan con la familia, ellas nos educan y ponen en us manos la vida de nosotros. Desde acá un saludo a tu abuela, algún día la conoceré, algún día tendré el honor de visitar el cielo y poder estrechar la mano de una mujer que lo dio todo por su familia. Señora, usted formño a una nieta sin igual, no se equivoco con ella y es una digna representante de su apellido, desu entrega y personalidad. Y aunque nunca la conocí, en Ingrid sé que hay mucho de usted y eso la transforma en parte importante tambien de mi vida. Saludos amiga.

Lindo post.

Ingrid Soria dijo...

Gracias amio por tan lindas palabras! no sabes cuanto te quiero. Eres mi mejor amigo y siempre cuento contigo, sabes que también puedes contar conmigo. Un beso enorme!!Gracias por todo.

Karla dijo...

Cuando se va una persona que amas con todas tus fuerzas es la cosa más triste del mundo. Entiendo cómo te sientes a la perfección! Lo único que te puedo decir es que esas personas que ya se fueron nos han dejado consejos y lecciones, cariño y amor, cosas que jamás debemos olvidar. No te me deprimas amiga... porque estoy más que segura que mientras más felices nos vean esas personas (donde quiera que estén) más contentas van a estar! Tu abuelita debe estar con mis abuelitos hablando de nosotras y echándonos más flores de lo que deberían jajaja. :D