ATENCIÓN: Mis reflexiones son tan atropelladas como lo soy yo cuando cuento algo. ji

miércoles, 16 de abril de 2008

Amigüita Bella

Hoy me fui al cine con mi bella amia Male, con ella vimos "Expiación, deseo y pecado" una película que hizo hacia el final que las lágrimas se nos escaparan de los ojos (cochinas! siempre se salen sin el permiso de una). Luego de comentar la pela y decirnos lo triste que era, nos fuimos caminando por alli, loreando como siempre. Male aprovechó para contarme acerca de su enamorado Rogelio y yo la escuchaba feliz por ella, claro con cierta envidia (envidia de la buena), la miraba y me decía a mi misma "que suerte tienes Ingridcita porque tu amiga es lo máximo".
Así entre conversa y conversa llegamos a la Av. Conquistadores y nos la pasamos lateando a lo largo de ella, hicimos una breve parada en La Casa del Alfajor para que ella le compre a Rogelio una cajita de trufas (de la cual me empuje dos trufas luego de mi Bembos clásica) -Oh! Que tierna la Male!- y luego nos dirigimos a recogerlo de su trabajo.
A cada paso que daba junto a ella me sentía cada vez más feliz, quizás sea porque me divierto mucho a su lado y nos reimos juntas cada cinco minutos, quizás por las locuras que se nos antojan hacer, quizás porque nos parecemos alguito, quizás porque nos entendemos o quizás sea porque la quiero mucho y la tengo muy cerquita a mi corazón.
Malena se ha convertido en mi mejor amiga, es la primera a la que le cuento mis cosas y la que me pone el pare cuando toy metiendo la pata, es la amiga con la que siempre puedo contar y con la que las lagrimas y risas son naturales y gratuitas.
Male te quiero mucho cholita y quiero que sepas que siempre puedes contar conmigo. Besos gordos!

1 comentario:

Male dijo...

Carajo, me has hecho llorar, mala!! Siempre es bueno saber que una puede contar con alguien y más si es que ese alguien es tan especial como lo eres tú. Gracias por brindarme tu amistad, tu confianza y tu cariño. Sabes que siempre estaré ahí para ti, para cagarnos de risa, tomar Coca Cola, chuparnos una chilindrina, llorar juntas o solo mirarnos los cacharros, peeee... Te quiero muchísimo, Soria!!!